Se puede competir con los productos asiáticos en este sector. Pregunta o afirmación

ver todas


Es de todos conocido el problema que representa para empresas de subcontratación del sector del latón y para fabricantes con producto propio, grifería, herraje de construcción y de mueble, tornillería, iluminación, valvulería y un largo etc., la avalancha de productos asiáticos que están entrando en España y en toda Europa, con precios bajos.

La mejora en los medios de comunicación, internet y de los medios de transporte, logística y distribución han acelerado el efecto boomerang de la globalización.

Inicialmente los países con rentas más altas, se han beneficiado de los precios bajos que tienen los países con rentas bajas en los que encuentra un efecto multiplicador de su Poder Adquisitivo. Finalmente estos países, acaban estrangulando a sectores enteros, de los países con rentas altas, acaparando mercados. Qué hacer para impedirlo?

Las soluciones no son inmediatas pero es preciso una concienciación de las empresas productoras de este país y una reacción inmediata de las autoridades tanto autonómicas, como nacionales y supranacionales. A grandes problemas, grandes soluciones. El tejido industrial de nuestro país, es junto con el sector servicios, el soporte más importante de mano de obra y consecuentemente del Estado de Bienestar y no podemos dejar que acabe "desmantelado" y que las superficies fabriles se conviertan en superficies comerciales de venta de artículos asiáticos.

Las soluciones pasan por I+D+I creación de diseños diferenciadores, la creación de nuevos mercados la implantación de la robótica en las industrias, con maquinaría de nueva tecnología, capaz de mejorar la competitividad, la informatización adecuada, capaz de generar la necesaria y justa información a tiempo real, en todos y cada uno de los departamentos de las empresas, el código de barras, pasando por una buena gestión de compras y de stocks, incluyendo en los productos que lo permitan "almacenes mecanizados e informatizados"

La venta por internet, la tele-venta, una buena gestión logística que permita llegar al cliente en plazo corto y a costo razonable tanto para servir por ejemplo una caja de tornillos "especiales" como un palet de grifería de "gama alta" o un trailer de mueble de baño de "diseño". Especializarse "en lo especial", conseguir fidelizar los clientes con un buen servicio y una atención personalizada eligiendo correctamente el canal o mejor los canales de distribución, tratando de que nuestros productos desembarquen en todos los puertos del mundo, sin olvidar a su vez que el cliente cercano es el cliente natural por excelencia, estas y otras muchas ideas, bien desarrolladas ayudarán a soportar los años de crisis que nos quedan antes de que los precios asiáticos acaben equiparándose a los europeos.

Me comentaba un cliente que ha expuesto en la Feria de Subcontratación de Colonia, que ha recuperado un contrato de fabricación de grandes series, que perdió hace dos años, porque su cliente, empezó a comprar en Asía.

Actualmente, en marzo del 2008, vuelve a ser competitiva la fábrica española. El proveedor chino ha subido los precios y el español los ha bajado, mejorando los costos de fabricación y aportando una mayor calidad.

Otro cliente, dedicado a la estampación de latón, me cuenta algo parecido. Solo en las piezas que llevan muchas operaciones manuales donde interviene mucha mano de obra, son más baratos los asiáticos que los españoles. La batalla la están empezando a ganar las empresas españolas por calidad y servicio pero también por competitividad.

Hace unos años, "todo valía", hoy día, la competencia obliga a agudizar el ingenio y solo sobreviven las empresas que permanentemente se adaptan a los nuevos tiempos.

"Afortunadamente" China e India están evolucionado y creciendo a mayor ritmo que el "viejo continente Europeo", pero también estos países aspiran al Estado de Bienestar y sus gentes, que de momento trabajan doce horas diarias 6 días a la semana, es lógico y también justo, que acaben imitando el modelo occidental. Por vasos comunicantes, esos países, de los cuales inicialmente nos hemos beneficiado, luego nos están colonizando comercialmente, dentro de unos años serán economías ricas y mercados potenciales también para España y el resto de Europa.

Se aventura un futuro a medio plazo prometedor y esperanzador, tras la fuerte tormenta que las economías occidentales están atravesando.

Anexo a la noticia:

Citamos textualmente el comentario que llega a nuestra Web de una empresa relacionada con el sector.

"También añadir la necesidad de protección en cada país ante la entrada de productos más baratos, no como consecuencia de mano de obra más barata, sino de políticas medioambientales desmarcadas de los acuerdos internacionales asumidos por la mayoría de países desarrollados. Suponen respetar la naturaleza, pero también ser menos competitivos que quien no la respeta."

ver todas