Apuntes sobre la crisis

ver todas


Las próximas generaciones harán referencia a la crisis del 2009, como la primera crisis global difundida por Internet y primera del siglo XXI.

El trato diario con industriales del sector sidero-metalúrgico, empresas de subcontratación vinculadas al automóvil y a la construcción, mayoristas y pymes me permite el "triste privilegio" de conocer de primera mano, el alcance de la Crisis, su evolución y con el día a día tener una opinión sobre causas y efectos.

De aquellos barros estos lodos (de aquellos excesos estas estrecheces) podría ser el resumen de la actual situación que la economía atraviesa.

La edad me permite también ver las cosas con cierta perspectiva. En todas las crisis que he conocido, los más pesimistas siempre han pensado que era "la peor" y todas ellas han tenido un principio y un fin.

Los ciclos económicos tienen dientes de sierra, periodos de crecimiento, inflación y periodos de crisis y deflación.

La gran diferencia de la actual crisis con las anteriores es su globalización a escala mundial y su rápida y genérica difusión. La onda expansiva está siendo por ello más devastadora que en las anteriores crisis.

Los bancos están perdiendo la confianza con empresas y particulares y viceversa, también ellos mismos entre sí. A su vez las empresas y los bancos con las Administraciones Públicas, Estado, C. Autónomas, Ayuntamientos y viceversa.

Los países se miran de reojo entre ellos y prometen soluciones consensuadas, a la vez que anteponen cada vez más sus intereses particulares.

Se está generando un frenazo en el consumo consecuencia del miedo a que pueden venir malos tiempos. Ello conlleva aún mas al desplome del sistema capitalista como soporte del estado del bienestar.

No sé si en nuestro planeta hay suficiente riqueza para que las economías emergentes y actual tercer mundo, mejoren sus condiciones de vida equiparándose en el futuro a las del mundo occidental, pero tengo la impresión que la globalización nos lleva ineludiblemente a un sistema de vasos comunicantes en el que todos acabarán medio llenos o medio vacíos, pero a un mismo nivel.

Recuperar la Confianza, como piedra filosofal que genere Actividad, asumiendo los Riesgos que ello implica, con mucha prudencia a esta crisis mediática pero sin miedo, son a mi juicio las claves para que nuestro tejido empresarial y humano, subsista a esta crisis que algunos llaman el "gran sunami".


L.V. (DIC. 08)



ver todas